30 septiembre 2010

Los medios y la crisis financiera: el perro guardián que no ladra

Angel Arrese (¡por fin!) me pasa la siguiente colaboración para el blog:

Sir Howard Davies, Director of the London School of Economics and Political Science (LSE) y antiguo presidente ejecutivo de la Financial Services Authority (FSA), acaba de publicar un interesante libro sobre los “culpables” de la crisis financiera que se inició en 2007: The Financial Crisis. Who is to Blame? 

Ante la complejidad del fenómeno, y ante la dificultad para alcanzar un consenso sobre sus causas, Davies ha optado por exponer 38 “narrativas” de la crisis, cada una de ellas centrada en algún “culpable”, identificado como tal por investigadores, expertos, o responsables de la política económica y financiera. Al final de la obra, entre los sospechosos “comodín”, menos convencionales, en cierta medida ajenos a las explicaciones más técnicas y compatibles con todas ellas, se refiere a los medios de comunicación (The watchdog didn’t bark: the media).

Tras repasar los pocos estudios que han analizado la responsabilidad de los medios en la crisis, Davis concluye que en general no “ladraron” lo suficiente, y los pocos que lo hicieron no fueron escuchados. Ofrece, además, siete razones que explican ese silencio:

1. Los periodistas están tan influidos como cualquiera por los estados de euforia colectiva.
2. La influencia de las relaciones públicas financieras sobre los medios ha aumentado mucho en los últimos años.
3. Por el contrario, los recursos redaccionales de los medios se han reducido, en un entorno de crisis de los modelos de negocio periodísticos.
4. Los vínculos entre medios y entidades financieras desafortunadamente son cada vez más íntimos.
5. Los periodistas no han sido capaces de hacerse cargo, por falta de formación, de la complejidad extraordinaria de muchas innovaciones financieras.
6. Los medios son dados –como en general la sociedad- a resaltar las historias de héroes en el mundo de las finanzas y la empresa.
7. No hay que olvidar, finalmente, la influencia de los anunciantes, en especial en sectores tan claves en esta crisis como el inmobiliario.

1 comentario:

Paco Sánchez dijo...

Excelente. Si tengo un rato, me parece que te lo copiaré.